El valor de los lácteos

El primero de junio se celebra del Día del Niño y de la leche.Estas celebraciones se hacen para enfocar nuestra atención en los aspectos que debemos mejorar, para lograr el bienestar de la niñez y para estimular el consumo adecuado de leche.

Se reconoce que la leche es buena para el crecimiento y desarrollo de los niños, especialmente para el cerebro, porque contiene calcio, otros minerales, proteínas, vitaminas, grasa y carbohidratos. Algunos consideran que se debe consumir, solamente en la niñez, pero en la adolescencia, período de crecimiento rápido, se requiere más leche para formación de huesos, músculos y órganos.

A propósito de adolescentes, la leche es excelente para deportistas, repone agua, sodio, calcio, fósforo, potasio que pierden durante el ejercicio, además de proteínas de excelente calidad.Elija leche descremada si desea controlar calorías.

Consumir leche durante el crecimiento y hacer ejercicio regularmente ayuda a formar huesos fuertes y saludables previniendo enfermedades como osteopenia y osteoporosis.

Durante el embarazo es indispensable para la formación de huesos y dientes del nuevo ser y para conservar las proporciones de nutrientes en el cuerpo de la madre.Tres porciones de lácteos al día suplen la cantidad de calcio recomendada a consumir en ese período. Estudios muestran que la ingesta adecuada de este mineral puede estar relacionada con la prevención de preeclampsia.

La leche ofrece otros beneficios para la salud menos conocidos. Ayuda a prevenir y controlar la hipertensión, porque mantiene las arterias suaves y flexibles.Contribuye a la prevención de obesidad y enfermedades asociadas como diabetes, algunos tipos de cáncer.

Por su contenido de triptófano y vitaminas B, favorece conciliación del sueño, es recomendable para quienes padecen insomnio o déficit atencional, ayuda a mejorar concentración mental, actividad cognitiva y el aprendizaje.

Las personas con intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche) pueden consumir leche deslactosada. En el proceso industrial se separa la lactosa permitiendo digerirla sin molestias. Otra opción es consumir yogurt o queso, porque pierden lactosa durante su elaboración. Para diabéticos esta opción es mejor que leche fluida. Prefiera estos productos bajos en sal, azúcar y grasa, igual para hipertensos.

Una porción equivale a una taza o vaso de 6 onzas o media taza de yogurt o un onza de queso.La cantidad recomendada por edad: de 2 a 3 años, dos porciones; de 4 a 8 años, dos y media porciones; de 9 a 18 años, tres porciones; adulto, dos porciones; y adulto mayor, tres porciones.

Respecto a tipo de leche: para menores de un año lo indicado es leche materna.Entre 1 y 2 años de edad leche entera (tres por ciento); adultos, niños mayores de 2 años y adolescentes, leche y productos bajos en grasa (de dos a un por ciento).

Un vaso de leche aporta 30 por ciento de las necesidades diarias de calcio, 25 por ciento de vitamina D, 20 por ciento de B2, 12 por ciento de B12, 6 por ciento de proteínas, 11 por ciento de potasio.

La Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac) está impulsando una campaña para promover el consumo de leche en el país, actualmente no alcanza el nivel recomendado. “Yo tomo MÁS leche”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s