Comidas de Semana Santa

Nuestra cultura culinaria está ligada a las tradiciones religiosas y a la disponibilidad de alimentos de la época. En Semana Santa se acostumbra preparar pinol de iguana, sopa de queso, tamal pisque, pescado y mariscos preparados en distintas formas, o consumir sardinas y atún. Además se preparan dulces como curbasá, cusnaca, buñuelos de yuca y de masa de maíz.

El pinol de iguana es rico en proteínas por la carne y los huevos que el animal posee ya que su época de anidación es en estos meses (marzo y abril). Parte de su atractivo precisamente es comer los huevos junto con el guiso de carne, que se prepara con adición de pinol blanco, fuente de carbohidratos y energía, más un sofrito de condimentos que se añada al final de la cocción.

Esta costumbre alimenticia ha ocasionado que las iguanas estén en peligro de extinción.

La sopa de queso también aporta un poco de proteínas, carbohidratos de la masa del maíz y grasa por la crema añadida a la sopa y aceite al freír las tortas o rosquillas preparadas con masa y queso.

Es rica en vitamina A por el achiote, condimento que da color y sabor a esta preparación. Si está controlando su peso corporal, colesterol y triglicéridos es recomendable hornear las tortas o añadirlas a la sopa sin freírlas y sustituir la crema por leche.

El tamal pisque, típico en la zona norte y central del país, donde se cultiva maíz. Este es tratado con ceniza y cal, molido y cocido envuelto en hoja de chagüite.

Dicho procedimiento proporciona mayor tiempo de conservación a este alimento. Es rico en carbohidratos. Se consume con queso. A veces se rellena con huevo y/o frijoles, en ese caso aporta mejor balance nutricional porque contiene proteínas, además de carbohidratos.

También se acostumbra comer sardina con arroz y atún, ambos corresponden al grupo de pescados azules, ricos en Omega 3 y ácido graso indispensable para distintas funciones en el cuerpo, entre ellas el funcionamiento del cerebro.

La sardina, además es rica en calcio y vitamina D, pero no se recomienda para las personas que tienen el ácido úrico alto.

Estos alimentos son procesados industrialmente (en lata), contienen sodio, no son recomendables para personas con hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y renales.

El curbasá, un almíbar preparado con frutas de distintos sabores, especias como canela, clavo de olor y pimienta de chapa, endulzado con rapadura de dulce.

La cusnaca hecha de jocotes o mango con leche, azúcar y canela.

También existen los buñuelos, frituras de yuca o masa con queso, servidos con miel.

Las personas con diabetes y quienes están cuidando su peso corporal deben controlar el consumo de estos dulces.

Comamos en armonía con la salud y el medioambiente. Recuerde: moderación es la clave para disfrutar de las tradiciones culinarias sin perjudicar su salud, evite los excesos de comidas y bebidas.

Aproveche las vacaciones para mantenerse físicamente activo, caminar por la playa o la ciudad, nadar, andar en bicicleta y jugar con los niños.

¡Felices y saludables vacaciones!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s