Propiedades médicas de la chía

Consumir chía “está de moda”. ¡Qué bueno recuperar nuestra cultura alimenticia!

Esta semilla es nativa de México y Centroamérica, la usaban los mayas junto con el maíz como alimento básico y los aztecas la reconocían como una fuente energética. La consumían los guerreros.

Es el alimento vegetal con mayor contenido de ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6 (el cuerpo no los produce), además contiene proteínas, fibra. vitamina A, E y niacina ( complejo B).

También posee minerales como calcio, fósforo, potasio, hierro, magnesio, manganeso, cobre, cinc y antioxidantes indispensables para impedir los efectos perjudiciales de los radicales libres y la oxidación del ADN.

Sus proteínas son de mejor calidad y mayor cantidad que la de los cereales. Los carbohidratos son principalmente fibra de tipo mucilago, le confiere la capacidad de formar gel cuando se añade a líquidos, lo que favorece a la protección gástrica para quienes padecen de úlcera, dado que enlentece la absorción del azúcar en la sangre, equilibra los niveles de insulina actuando como regulador natural de la glucosa (azúcar) en sangre, por eso se recomienda para personas diabéticas y pre-diabéticas.

Por esta cualidad que tiene la fibra de la chía, de proporcionar una liberación lenta de la energía es que la consumían los guerreros aztecas y ahora los deportistas de alto rendimiento, así lo refiere el corredor de maratones Christopher McDougall en su libro Born to Run (Nacido para correr).

“En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un batido hecho de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano”.

La fibra es fundamental para la digestión y mantener el equilibrio de las bacterias intestinales que benefician la salud, por su capacidad de atraer agua, también favorece la hidratación del organismo. Esta propiedad, más la capacidad de facilitar la absorción de vitaminas solubles en grasa, también ayuda a mantener la piel y el cabello más saludables.

En cuanto a grasa, contiene un poco más de 60 por ciento de Omega 3, ácido alfa-linolénico (ALA), de cadena corta, necesario para el funcionamiento del sistema nervioso central.

Asimismo ayuda a prevenir la depresión, el Alzheimer y Parkinson. Mejora la concentración, el razonamiento, la memoria, se recomienda para niños y jóvenes con déficit de atención.

También está relacionado con la salud de las articulaciones y disminución del dolor en casos de artritis.

Este tipo de Omega 3 ayuda en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares por su efecto de prolongar el tiempo de coagulación, lo cual reduce el riesgo de infartos y embolias. Sus propiedades naturales disminuyen los triglicéridos y evitan almacenamiento de grasa en las arterias.

En el contexto de una alimentación saludable y la práctica regular de actividad física moderada, reduce el colesterol malo (LDL) y aumenta el colesterol bueno (HDL).

Una ventaja que la chía no tiene olor ni sabor porque facilita que se pueda añadir a ensaladas, frutas, yogur, helados, avena y otros cereales para que sea consumida por personas de todas las edades, no es cierto que deba prepararse solo con agua u otras bebidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s