Desintoxicar el cuerpo

Después de las fiestas de Navidad y Año Nuevo es usual que las personas quieran desintoxicarse. El cuerpo tiene órganos y sistemas responsables de realizar esta labor, el hígado, los riñones, la piel, los intestinos, los pulmones, correlacionados con la sangre, la linfa y el sistema inmunológico.

Cuando se abusa del consumo de algunas sustancias sean estas: licor, azúcar, harinas refinadas, grasas, café, aditivos alimentarios y otros se dificulta la actividad natural de eliminación con la consecuente acumulación que afecta el funcionamiento normal de un órgano, ocasionando que otro de los órganos depuradores se sobrecargue tratando de expulsar del cuerpo los elementos tóxicos.

La piel, las vías respiratorias y los intestinos aumentan su ritmo de trabajo para favorecer la eliminación rápida de las toxinas perjudiciales para el organismo. Obviamente este es un mecanismo de compensación fisiológica que no logra la desintoxicación total.

En consecuencia la persona puede presentar signos que pueden pasar desapercibidos porque se trata de síntomas generales como fatiga, caída del cabello, pérdida de apetito, uñas quebradizas, dificultad para conciliar el sueño, decaimiento, falta de energía, aumento de la sudoración, respiración agitada, crisis diarreicas o de estreñimiento y otros que denotan que se ha perdido el “bienestar”.

Para ayudar al cuerpo a desintoxicarse siga estos consejos: elimine la sustancia que le ha intoxicado, deje de ingerir azúcar, licor, grasas en exceso, etc. Aumente su ingesta de agua, de ocho a 12 vasos con ocho onzas al día.

Comience el día tomando uno o dos vasos con agua fría o al tiempo. No es cierto que el agua fría hace subir de peso. Si no está familiarizado con tomar agua, empiece con cantidades pequeñas como medio vaso, puede agregar gotas de limón, hierbas aromáticas como hierba buena, menta, rodajas de frutas cítricas, pepino o apio.

Establezca y respete horarios de alimentación, si es posible haga meriendas entre comidas, cene temprano y poca cantidad.

Aumente el consumo de vegetales sin almidón, coma variedad de ensaladas, vegetales crudos, al vapor o en sopas desgrasadas.

Consuma muchas frutas en su forma natural, de preferencia las más ricas en agua como sandía, melón, mandarina, naranja, toronja y piña.

La fibra de las frutas, los vegetales y los alimentos integrales favorecen la desintoxicación, disminuyen absorción de grasa y facilitan las evacuaciones intestinales. Evite el consumo de azúcar añadida: miel, jalea, mermelada, azúcar blanca o morena y productos que la contengan, bebidas endulzadas, gaseosas, galletas, tortas, reposterías, postres, chocolates, caramelos, helados y otros.

También, evite alimentos fritos y grasos, prefiera leche descremada, quesos bajos en grasas, pescado y pollo sin piel y cortes de carne magros. Preparaciones sin grasa añadida. Ponga estos consejos en práctica al menos durante un mes, recuerde que el cuerpo necesita mínimo cuatro semanas para desintoxicarse de los excesos de comidas.

Aprenda a escuchar y respetar los mensajes de su cuerpo. Si adopta una alimentación saludable y realiza al menos 30 minutos de actividad física moderada permitirá que funcione bien el sistema natural de desintoxicación que el cuerpo posee y recuperará su bienestar.

Sígame escribiendo a mjgonzalez@clinicavidasaludable.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s