Año nuevo, vida nueva

“Lo pasado pisado. Lo bueno guardado y lo malo olvidado”. Un refrán para comentar al iniciar 2016. Si no logró sus propósitos de mejora nutricional durante el año que termina, es momento para revisar qué factores intervinieron e identificar cómo puede superarlos.

Plantéese metas realistas, si toma tres o cuatro refrescos al día, puede reducirlo a uno. Si come en exceso disminuya cantidades y no suprima alimentos. Si no está habituado a hacer actividad física adicional, propóngase comenzar con poco tiempo de caminata, 15 o 20 minutos tres veces por semanas, puede ser más fácil de cumplir que proponerse desde el inicio caminar una hora diariamente.

Desarrolle el pensamiento positivo, identifique los pensamientos negativos reemplácelos por pensamientos constructivos que le ayuden a lograr sus propósitos. Si inicia el día pensando “puedo cuidarme”, “puedo seleccionar y controlar lo que como”, “me estoy habituando a hacer ejercicio”, estará desencadenando y fortaleciendo la habilidad de concentrarse en los aspectos buenos y beneficiosos de cada situación. En vez de decir “pequé comiéndome un trocito de pastel”, felicítese y reconozca que logró evitar el trozo grande que acostumbraba. Entrénese para transformar una situación negativa en una positiva.

Según la Clínica Mayo, el pensamiento positivo beneficia la salud: aumenta longevidad, disminuye riesgo de depresión y niveles de estrés, fortalece sistema inmune, mejora salud cardiovascular, permite manejar de mejor forma situaciones tensionantes, lo cual reduce los efectos negativos del estrés en el organismo.

Las personas optimistas también tienden a cuidarse más, lo cual nos predispone a comer más sano y a evitar conductas autodestructivas: comer en exceso, consumir alcohol, tabaco, drogas, sedentarismo.
Realizar actividad física adicional ayuda a reducir el estrés, a comer mejor, a dormir suficiente y a tomar decisiones más sanas en cuanto a diversión, lo que conduce a tener una vida más saludable.

Si ha hecho distintos intentos por bajar de peso y no lo ha logrado o recupera rápidamente el peso perdido, prográmese esta vez para hacerlo más despacio y con pensamientos positivos. Una reducción de 4 a 10 libras por mes es excelente, por favor no diga “muy lento”, reconozca que esta vez lo está haciendo adecuadamente.

Procure reír y sonreír. Es bueno para la salud, mejora el estado de ánimo y el sentido del humor, entrénese para sonreír y estar contento hasta formar el hábito.

Rodéese de personas positivas, tanto la energía positiva como la negativa se transmiten de persona a persona. Evite aquellas personas que hacen comentarios peyorativos sobre las comidas.

Ponga por escrito sus propósitos para alcanzar las metas de salud y nutrición este año, revíselas periódicamente, mensual o semanal. Puede llevar el control manualmente, graficarlo le ayuda visualmente, o bajar una app http://cnet.co/1mJ8zyW, http://bit.ly/1UcqTeq, http://bit.ly/1TmcVGz, quizás no se ajusten completamente a sus propósitos, pero son útiles. Algunas cuentan calorías, con otras puede controlar actividad física, el peso, alimentación diaria, además registrar consumo de agua y un sinfín de posibilidades más.

Lo importante es que no olvide o abandone sus propósitos, practíquelos disciplinadamente. ¡Feliz Año Nuevo!
mjgonzalez@clinicavidasaludable.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s