Hombres: nutrición y salud

Desde en noviembre de 2003, algunos hombres se dejan crecer el bigote y realizan actividades para recoger fondos en favor de la lucha contra ciertos problemas de salud masculina.

Este movimiento se desarrolla en países de Europa y América del Norte, y se llama Movember, palabra formada de la contracción en inglés de Moustache (bigote) y November (noviembre). Su objetivo es “cambiar la cara a la salud del hombre”.

Se ve afectada principalmente por cáncer de próstata, cáncer testicular y problemas de salud mental como la depresión. Este año se ha incluido la inactividad física.

El cáncer de próstata es uno de los tipos de cáncer más común en hombres de todo el mundo. Y el número de casos nuevos de cáncer testicular se ha duplicado en los últimos cincuenta años.

En cuanto a salud mental, las estadísticas reportan que cada minuto muere un hombre por suicidio en el mundo.

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad mundial. Además, es uno de los principales factores de riesgo de padecer enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, obesidad, cáncer y diabetes, que ocupan las tres primeras causas de muerte en el mundo y en Nicaragua.

Está demostrado que el estilo de vida influye directamente en la condición de vida y salud. Esto está determinado por lo que hacemos habitualmente: ¿Qué y cuánto comemos? ¿Cómo nos divertimos? ¿Cómo manejamos el estrés? ¿Cuánta actividad física realizamos? ¿Cuánto dormimos?

La alimentación adecuada es piedra angular del estilo de vida saludable.

Realizar actividad física moderada regularmente, dormir suficiente, descansar, divertirse sanamente y controlar el estrés son también elementos del estilo de vida saludable.

Entre los factores de riesgo de padecer este tipo de cáncer, que están relacionados con alimentación, podemos mencionar alto contenido de grasas, especialmente grasa animal y el consumo de alcohol.

Entre los factores protectores, alto consumo de verduras, frutas, legumbres y frijoles, puede disminuir el riesgo de cáncer de próstata.

El licopeno, un fitoquímico que se encuentra en verduras y frutas de color rojo y verde, como tomates, chiltomas, sandía, perejil, entre otros, puede retrasar o prevenir el desarrollo del cáncer de próstata hasta un setenta por ciento.

Para lograr el beneficio de protección con este tipo de alimentación es, necesario adoptarla en etapas tempranas de la vida, una vez que el cáncer se ha desarrollado. Los cambios en la alimentación pueden no detener ni retrasar el curso de la enfermedad.

Deje el sedentarismo, “poco es mejor que nada”. Comience con pequeñas cantidades de actividad física e incremente gradualmente la duración, frecuencia e intensidad, es una buena estrategia para control de peso, prevención de enfermedades cardiovasculares, disminuir los niveles de estrés, ansiedad y depresión.

¡Cuídese! Recuerde: “El que vive al límite muere joven”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s