Ojo con los alimentos

La semana pasada estuve conversando con varias colegas sobre el revuelo que ha causado la noticia de que la carne procesada favorece el desarrollo de cáncer y quiero compartir con ustedes lo que comentamos.

Una de ellas dijo: “No hay que satanizar ningún alimento”, tampoco debemos “divinizarlos” mencionó otra de mis colegas. En realidad, podemos enfermarnos por déficit o por exceso de alimentos, para evitarlo, es necesario conocer sobre las proporciones y combinaciones ideales para obtener de los alimentos, las sustancias nutritivas y factores de protección nos brindan, así como también de las sustancias que se añaden a los alimentos o que se producen durante el procesamiento de estos y pueden causarnos alteraciones de la salud.

A continuación mencionaré distintas sustancias que se relacionan con la presencia de cáncer y que están en diversos alimentos.

Acrilamida se forma durante el calentamiento de almidones a temperaturas mayores de 120 grados centígrados por ejemplo papas fritas, tajadas de plátano, pastelería, repostería, pan tostado, galletas.

Acroleína, aparece en aceites que se calientan excesivamente y/o se reutilizan.

A ciertas frituras y alimentos grasoso como maní, almendras, nueces, reposterías, galletas o chips, se les añade aditivos derivados del petróleo como Butil-hidroxianisol (BHT), Butil hidroquinona terciaria (BHA) y Butil-hidroquinona terciaria (TBHQ) generalmente se usan juntos y se identifican por sus iniciales, son capaces de activar algunos agentes carcinógenos.

Nitritos y nitratos se añaden a las carnes procesadas para darles color y evitar contaminación con hongos. Al llegar al aparato digestivo pueden reaccionar con los componentes de las proteínas y formar otro compuesto llamado nitrosaminas con efecto carcinógeno.

El riesgo de contraer cáncer ocurre por consumo alto de alimentos que contenga las sustancias mencionadas, pero también ese riesgo está determinado por genética y estilo de vida. La frecuencia con que se realiza ejercicio, el consumo de cigarrillo, licor, drogas y sobre todo por el tipo de alimentación que habitualmente ingiere.

Los vegetales y las frutas, los condimentos naturales como achiote, canela, pimienta, hierba buena, tomillo, romero, hoja de laurel y otros, contienen fitoquímicos, sustancias que actúan como antioxidantes, protegiendo al ADN celular y evitando mutaciones que podrían causar cáncer. Fortalecen el sistema inmune, ayudan a desintoxicar al cuerpo de los agentes de la contaminación ambiental.

Se han identificado más de diez mil fitoquímicos clasificados en cuatro grupos: Terpenos los alimentos de color amarillo, rojo y anaranjado: tomate, naranja, toronja rosada, que tienen carotenos y licopénicos como tomate, guayaba, toronja rosada, sandía, fresa, chiltoma. Combaten el cáncer de próstata.

Fenoles: alimentos con pigmento azul, azul-rojo y violeta conocidos como flavonoides se encuentran en pitahaya, coyolito, manzanas, cebollas moradas, uvas rojas, jugo de uva, vino tinto. Ayudan a controlar distintos tipos de cáncer, estimula el cerebro, evitan los coágulos y las afecciones cardíacas.

Tioles: están en brócoli, repollo, coliflor, cebolla. Ayudan a combatir el cáncer de pulmón y colon.

Lignanos en linaza, salvado de trigo, cebada y avena. Contra cáncer de estómago y colon.

Evite alimentos procesados y coma más vegetales y frutas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s