¿Un día libre en la dieta?

Esta es una pregunta que comúnmente hacen los pacientes que se someten a dietas rigurosas para perder peso. Mi respuesta es, no. Les comento por qué.

Primero: La dieta saludable que aconsejo incluye suficiente cantidad y variedad de alimentos que aportan riqueza nutricional. Este tipo de dietas no genera ansiedad por comer alimentos cargados en azúcares y grasas como suele suceder con las dietas restrictivas.

Segundo: La idea de “estar libre para comer hoy” es negativa respecto al plan de alimentación, da el mensaje subliminal de no poder comer con libertad. Bajo esta condición mental y psicológica, la persona puede caer en lo que conocemos como “atracón”, comer en exceso, sin control.

Esto puede ocasionar que se exceda y no logre la pérdida de peso semanal que está buscando.

Perder una libra de grasa durante una semana tiene un costo de 3,500 kilocalorías aproximadamente. Esto se consigue reduciendo un poco el consumo de alimentos y aumentando el gasto mediante más actividad física, para lograr una reducción diaria de quinientas kilocalorías por siete días.

En “un día libre” puede consumir quizá dos mil y tres mil o más kilocalorías, de tal forma que no puede ver resultados en su pérdida de peso, logrando solamente la sensación de frustración que esto genera.

Tercero: No favorece la mejora en el hábito alimenticio, la auto regulación o auto control, más bien la cultura del atracón.

Si aprende a relacionarse saludablemente con los alimentos, puede comer lo que desee en cantidades moderadas.

Algunos defensores de la práctica del día libre en la dieta aducen que psicológicamente favorece la adhesión a la dieta porque ayuda a romper la rigidez y monotonía.

Por el contrario yo recomiendo a las personas que piensen que están llevando un plan de alimentación saludable que pueden flexibilizar con responsabilidad, teniendo control de la cantidad, la combinación y la forma de preparación de los alimentos, así como de la frecuencia con que lo hacen.

Luego retomar su plan de alimentación sin culpas, usted puede entrenarse en este proceso.

Recuerde que lo más importante para mantenerse delgado y saludable es modificar sus hábitos alimentarios y realizar un poco de actividad física moderada, regularmente.

El gasto calórico generado por el incremento de actividad física puede ser de gran ayuda para lograr el balance nutricional y alcanzar la pérdida de peso.

Reflexione acerca de su forma de comer. ¿Cuánto come? ¿Cómo combina los alimentos? ¿Qué lo hace excederse? ¿Qué alimentos come en mayor cantidad? ¿El fin de semana logra comer saludable?

Tome el control de su alimentación. Quiero terminar recordando una frase de Albert Einstein: “No podemos seguir haciendo las mismas cosas y esperar resultados diferentes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s